Ago 2018

Exportación de concha de abanico aumentará en un 20% y alcanzará US$100 millones al año

Comparte este articul

La exportación de conchas de abanico aumentará 20% y alcanzará los 100 millones de dólares al año, sostuvo hoy el ministro de la Producción, RaúlPérez-Reyes. “Estamos hablando de una actividad que representa casi 100 millones de dólares anuales de exportaciones y es importante en términos de ingreso para las 45 mil personas que viven de la producción de la concha de abanico”, dijo el titular del Produce.

“Se calcula que entre 200 a 300 toneladas métricas de conchas de abanico podrían ser exportadas al año de los desembarcaderos. Las nuevas habilitaciones de desembarcaderos permitirán que haya más empleo y se podría incrementar las exportaciones de concha de abanico en alrededor de 20%”, indicó durante su visita a la región Piura.
Pérez-Reyes explicó, además, que el Organismo Nacional de Sanidad Pesquera (Sanipes) ha logrado la inclusión en el listado oficial de la DG SANTÉ-Moluscos Bivalvos vivos del área de producción Barrancos de la bahía de Sechura (Piura).
“Tenemos una serie de desembarcaderos que están habilitados para la exportación de concha de abanico, particularmente en Sechura, y el 02 de agosto del presente año Sanipes ha habilitado para que se pueda exportar este producto hidrobiológico desde Constante y Los Barrancos, en la región Piura”, refirió a Andina.
De esta manera, los pescadores artesanales de esta área de producción podrán volver a exportar conchas de abanico a los países de la Unión Europea a partir del 8 de agosto.
INVERSIÓN DE S/30 MILLONES
El ministro de la Producción informó que hasta el cierre de este año se invertirán, a través del Fondo Nacional de Desarrollo Pesquero (Fondepes) cerca de 30 millones de soles en mejorar cuatro desembarcaderos pesqueros artesanales (DPA) en la región Piura.
“Las obras de modernización se desarrollan en los DPA de Cabo Blanco, Yacila, Paita y Máncora. Beneficiarán a alrededor de 2 mil pescadores artesanales y sus familias”, agregó.
Fuente: El Comercio

Agregue un comentario